Mantén una sonrisa radiante

A cualquier persona le gusta que sus dientes estén blancos y relucientes. Para ello es básica una buena higiene dental. Sin embargo no todo el mundo sabe que también hay algunos alimentos y bebidas que contribuyen y ayudan a tenerla más limpia y dificultar su manchado.

En este caso, la máxima ‘somos lo que comemos’ cobra sentido ya que en muchos casos el estado estético de los dientes de muchas personas tiene su origen en la composición de los alimentos y bebidas que ingiere y la higiene bucal que tiene. Las bebidas son las que más daño ocasionan primero porque su ingesta es superior en volumen a los alimentos y segundo porque su estado líquido les permiten aprovechar la porosidad del esmalte. Aquí te damos algunos tips que me dieron en la facultad de odontología de la UNAM.  y un dentista en Querétaro.

Los aliados de una sonrisa blanca

Frutas y verduras:

Aquí la estrella es sin duda la manzana pero en líneas generales podemos decir que las más beneficiosas son aquellas que presentan una textura fuerte y fibrosa. Estas condiciones fomentan la limpieza de la dentadura durante su masticado al tiempo favorecen la segregación de saliva, un elemento básico para neutralizar los ácidos perjudiciales para el esmalte y reducir el riesgo de caries. Así además de la manzana podemos citar como aliados de una sonrisa reluciente las zanahorias, el apio, las espinacas, la coliflor y las judías verdes.

Lácteos:

En este grupo entra la leche y sus derivados. quesos, yogurt, etc Y es que el ácido láctico también contribuye a la segregación de la saliva además el calcio ayuda a mejorar el estado de los dientes.

Usar COLUTORIOS bucales

Comprueba si llevan clorhexidina. Si es así, resultan muy efectivos para controlar la placa bacteriana, pero usados de forma regular dejan los dientes con manchas de color oscuro

  • Hazte una limpieza bucal una o dos veces al año para recuperar el            tono   natural de tu dentadura.
Procura no alternar el frío con el calor.

Los cambios térmicos agrietan el esmalte de los dientes, que ya hemos visto que es su primera capa defensiva.

Cuantas más microfisuras tenga el esmalte, más pigmentos podrán acceder a la dentina. Y una vez que han llegado al interior del diente dejan manchas mucho más difíciles de quitar.

Cuidado con los remedios caseros

Algunos trucos domésticos son muy populares para blanquear los dientes, pero ¡cuidado!, porque suelen resultar abrasivos para el esmalte. Una vez dañado, nunca más se restituye, así que presérvalo al máximo.

  • ¡Nunca uses vinagre! No recurras jamás al ácido acético: puede eliminar manchas pero al mismo tiempo “barre” el esmalte, lo que favorece que el diente se tiña a la mínima exposición a alimentos pigmentantes. El vinagre blanquea, pero elimina el esmalte del diente
  • Ni bicarbonato con limón. Sigue recomendándose pero su ácido erosiona los dientes como si los frotáramos con papel de lija.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *